Subscribe:

miércoles, abril 19, 2006

Los defensores de las causas ganadas*

Leo con atención la columna de mi buen amigo Cristóbal Guarello (el periodista deportivo más culto de la nación, aunque a algunos eso les provoque roncha) sobre Manuel Pellegrini, publicada hace algunos días en El Mercurio. Y le concedo gran parte de razón. Comparto casi todos los puntos. Y la línea argumental, absolutamente. Hoy es fácil colmar de lisonjas al técnico chileno. Tan fácil como era dispararle, por razones ambiguas y poco claras, hace un par de años, sobre todo por francotiradores que aseguraban saber más de fútbol que cualquier mortal. Para desgracia de ellos, algunos tenemos buena memoria y recordamos afirmaciones tajantes que muchos (por no decir todos) llegaron a abrazar como frases sagradas: el mejor futbolista del país era Paolo Vivar. Pedro González debería jugar como lateral izquierdo. Rodrigo Iribarren (sí, volante de Iquique) era el futuro Rodolfo Dubó. El polaco Goldberg la rompería en Europa. Y claro, Manuel Pellegrini estaba condenado el más sonoro de los fracasos.
Todos quedamos atrapados por los juicios tajantes. Válido es reconocerlo. Y no acercarse al sol cuando comienza a entibiar. A veces acertamos. En otras, erramos de lo lindo. Hoy es fácil endulzar al Ingeniero. Que es distinto. Que lo farreamos. Que es un superclase. Pellegrini es un buen técnico de fútbol. Lo es hoy y lo era en Palestino, a principios de la década anterior. Todos hemos cambiado demasiado nuestros juicios. Quizás quien más se asemeja al molde original es, precisamente, Pellegrini.
Allí radica su mérito. Durante años aseguró que las condiciones en Chile no estaban dadas para hacer un trabajo decente. Y se fue. Muchos han hecho el mismo diagnóstico. Y siguen profitando de los clubes que ellos llaman indignos. O comentando en tribunas ajenas de televisión. Comentando pésimo, si me permite el detalle.
Fácil es subirse al carro del inminente récord de Pedro González. Fácil es alabar a Claudio Borghi ahora. Fácil es sorprenderse con los maravillosos Massú y González. Son verdades que todos compartimos. Hoy prefiero admitir, las buenas y las malas.
Admito que no creía en el Villarreal. Pensé que se iba en primera fase. Admito que me agradó sólo ante el Inter como local. No antes. Admito que quiero que gane la Champions. Porque admiro a Pellegrini, porque se lo merece y porque el canal donde trabajo transmite los partidos. Y el submarino amarillo marca rating. Mucho.
Admito que alguna vez creí que Freddy Ferragut sería el volante de contención de Colo Colo.
Admito que me casi me fui a las manos por defender a Jorge Valdivia cuando era juvenil en Colo Colo. Y yo periodista juvenil contra un renombrado reportero.
Admito que no le daba dos semanas en el cargo a Jorge Pellicer.
Admito que siempre me gustó Claudio Bravo por sobre Jhonny Herrera.
Admito que soy majadero cuando hablo de Curicó Unido.
Admito que no me gustan los técnicos extranjeros en las selecciones locales.
Admito que le temo al relevo tras González y Massú.
Admito que jamás creí que Chile clasificaba al Mundial de Alemania.
Admito que Salas es mejor que Zamorano, pero soy ‘zamoranista’.
Admito que una vez me robé un súper ocho en el negocio de la esquina.
Admito que he leído muchos más libros que mis colegas, pero ellos creen que soy ignorante porque amo el fútbol.
Admito que voté por Gladys Marín.
Admito que voté por Lagos en segunda.
Admito que me gusta el rock.
Admito que a Maradona le perdonó todas.
Admito que me equivocó demasiado.
Finalmente, admito, que acabo de confesar cosas que no debí hacer. Pero no me arrepiento.
------------------------------------------------------------------------------------
* Cristián Arcos, periodista de la Universidad de Chile. Su labor profesional la ha desempeñado siempre en el área deportiva, ha trabajado en El Mercurio, La Tercera y Chilevisión.

3 comentarios:

José Miguel dijo...

Y hay que acordarse de los que decían que Milovan Mirosevic debía jugar de líbero,porque tenía una gran capacidad aeróbica.
¡Qué tiempos aquellos!

paburo dijo...

Hace poco que leo lo que se escribe en esta pag. Y me gustó mucho.

Por mi parte admito que a Mark González no le tuve mucha fé (siendo yo hincha cruzado). Admito que soy admirador de Salas. y bueno... prefiero dejar lo demás para mí...

Y otra cosa... no se si vieron el sudamericano sub-20 del año pasado... pero mi opinión es que jugaron súper mal... siempre pensé eso... veia los partidos y no se como le salían los goles... pero lo que me daba risa era cuando en las noticias decían "el gran nivel de la selección y ... bla bla bla..." ... es mi opinión

Nano dijo...

Qué grande Cristián Arcos. Reconozco que me gustaría trabajar con él en Chilevisión. Creo que ya no te mandaré artículos. Hice mi propio log. Veré como va,
Saludos