Subscribe:

miércoles, mayo 07, 2008

¿QUÉ CULPA TIENE EL ENANO?

La otra vez pasaba por fuera del Estadio Monumental de Colo – Colo y me quede pegado viendo a miles de chicos que se presentaban para la prueba de jugadores. La escena era memorable. Muchos, bajo la supervisión de sus padres y madres, corrían tras la pelota intentando satisfacer a los técnicos y de paso a sus progenitores que los miraban y gritaban como si se estuvieran jugando la final del mundo.
Pegado mirando la escena, patética por momentos, me di cuenta de la presión de muchos de los enanos que juegan cada fin de semana en las series menores de los clubes nacionales. He tenido la suerte de ver a padres recriminar a sus hijos porque se perdieron un gol, otros porque no hicieron bien los cruces o se comieron la trampa del off side.
El signo dólar aparece en cada jugada buena que hace su hijo y el fracaso se da vuelta en el momento preciso que el pibe pierde el gol.
¿Qué les pasa a estos idiotas? ¿Maradona habrá tenido la presión de Don Diego o la Tota para que hiciera goles? No me imagino a Don Diego recriminando a su hijo porque se perdió un golcito.
Muchas dirán que Maradona no es un ejemplo a considerar, por qué ese desde siempre ha hecho lo que ha querido con la pelota. Pero dense una vuelta por una prueba de jugadores en cualquier club del país y verán a chicos asustados por la reprimenda de sus padres, antes que la del técnico. Enanos que no saben a quién hacerle caso si a sus
progenitores o al tipo sentado en la banca con buzo.
Puedo entender la presión como una forma de estimulo para que los jóvenes jugadores se acostumbren a lo que viene, pero eso tiene que venir de los técnicos, del club, no de los papás que los ven como la única manera de salir de la pobreza.
¿Qué culpa tiene el enano de ser bueno para la pelota? Cuál es su culpa de haber nacido en una población o en un barrial. El enano no puede tener la suerte – al igual que su padre – de jugar para entretenerse, para esquivar el hambre, la pobreza y la mierda que le ha tocado vivir.




JM

3 comentarios:

CALIGULA dijo...

Muy buena entrada. Hemos recorrido los pasillos de inferiores y se recortan algunas imagenes de las que mencionás.
Respecto de Maradona, se escapaba para jugar.
Respecto de los padres, es cierta la presión pero en muchos casos se trata más de un DT frustrado mezclado con padre enseñante que el signo pesos.

Saludos porteños.

Dalia María dijo...

Qué triste, no? Algo que debe hacerse por pasión y amor al futbol, termina siendo igual al detrás de cámaras de la vida de las modelos donde se vomita para estar más delgada que las otras. Y lo peor del caso es que sucede en todos los aspectos: en el hijo del doctor, en el hijo del abogado, en la hija de una miss... qué bueno que mis padres me dijeron "haz lo que quieras" jajaja

saludos!! :)

CALIGULA dijo...

Me dejás tu email en el blog.