Subscribe:

jueves, noviembre 06, 2008

APRENDER Y APREHENDER (PARTE I)

Hace mucho tiempo que no iba a una cancha de potrero. Esa de tierra, piedras y con la mesita del turno a punto de caerse. Con un árbitro con cara de chicha, pero con un amor propio increíble, capaz de soportar los más crueles garabatos en su contra, su madre y su descendencia. Esa cancha con hinchas, señoras e hijos de los 22 gladiadores dispuestos a matar si éstos no dan un espectáculo de acuerdo con lo esperado.

Digo que hace tiempo que no voy, pero no por un afán clasista de etapa superada, no soy de los que dicen: “Ya no juego en potreros”, sino simplemente es que no había tenido la oportunidad de ir a ver un partido de ligas de barrio, el último tiempo lo dediqué a jugar con amigos y ligas interempresas, que para muchos no es lo mismo, pero la sangre siempre hierve y corre.

La cuestión es que fui y los personajes de mis años mozos comenzaron a aparecer en orden, cómo si fueran parte de una gran obra de teatro. Después de media hora en el tierral comencé a evocar el pasado en común con el 9 que estaba dentro de la cancha, el mismo centrodelantero con el que jugué durante años, que me invitó a la cancha y que es mi hermano.

El equipo se veía ordenado, era una serie pareja y con la mezcla ideal: jóvenes con expertos. Sin embargo, hubo una gran diferencia, gigantesca diría: el respeto.

La cuestión es sencilla o por lo menos la veo así. Dentro de esa cancha había dos grandes grupos: los viejos y jóvenes. Los pendejos alcanzan con suerte hasta los 25 años, siendo extremo en la clasificación. Los ancianos van de los 25 hasta la muerte. Muchos me dirán: “tengo 30 y no me siento viejo”. Físicamente no, pero cómo viven el fútbol sí.

Los viejos a medida que chuteaban una pelota aprendían y aprehendían la filosofía del juego. Éstos son capaces de explicar un off side sin complicarse y pueden hablar, debatir, pelearse y defender ideas futbolísticas sin problemas. En cambio, los jóvenes, ven todo color de rosa, éstos solo aprendieron a patear el balón en lugar de aprender y aprehender la filosofía del juego, prefirieron –sin pedirlo- ver los comerciales de Nike, Adidas, Puma y ahí sí aprender y aprehender los jueguitos con el balón, los cuales la mayoría de las veces, no tienen trascendencia durante en el juego.

Lo peor es que estos pendejos creen que corriendo y con un par de bicicletas pueden ganar un partido y la admiración de los más chicos.

Volviendo a la cancha, esa tarde de domingo pude ver esa diferencia de la que escribo. El central del equipo verde, un viejo de cincuenta años, con bigote mezcla de tanguero y comunista, dio una clase magistral de cómo quitar balones y entregarlos de forma perfecta. Y ojo no la tenía fácil, su hombre a marcar corría bien y sabía que el fútbol se ganaba con goles. Anticipó todas las pelotas, lo espero cuándo venía con pelota dominada, lo toreó si hablamos en el lenguaje del gran Elías Figueroa. El representante del gremio de los viejos –medio en broma, medio en serio- mientras pasaba por la barra local dijo: “Shhh y me alegan que estoy viejo!!!!”.

En el mismo equipo había un pendejo que con suerte pasaba los 20 años, atlético, claramente se notaba que el alcohol no era parte de su dieta diaria, ya que no había indicios de ponchera por ninguna parte. Su facha era la clásica del futbolista actual: la mejor pinta para jugar, preocupado de los zapatos, con aros, pelo engelado y apuntando al cielo… ¡Cómo será que me demoró más en explicar cómo viste, qué cómo jugó! No diré lo que hizo en los 90’ de partido, porque ya se lo imaginan.

Aún recuerdo mi primer partido en la adulta de mi anterior club. Jugué al lado de un viejo de rasgos indígenas, el hombre corría poco, pero tomaba la pelota y la ponía en el pie. Esa vez tuve una sola oportunidad de gol, pero le pegué mal. El hombre se acercó y parcamente me dijo: “Si la pide es pa’ que sea gol mijo ¿estamos?”, asentí con respeto. La primera lección jugando entre grandes.

Los pendejos creen que se las saben todas y con esto termino: ese mismo domingo, después que concluyó el partido el delantero engelado crítico al viejo líbero por qué nunca le tocó la pelota. El anciano lo miró y le respondió: “A la pelota se le busca” y se fue… lo más probable que el cabro chico no entendió y nunca entenderá total a él en el play station 2 las jugadas le salen como en el comercial de Nike.

JM

4 comentarios:

Dalia María dijo...

Es cierto. Yo lo veo con mi hermano (10 años mayor que yo), él no es el más rápido, ni el que se luce más en el campo, pero es el mejor jugador que he visto. Un día me dijo que jugaba mejor con sus tachones de siempre, que los nuevos con vivos lujosos no servían para nada. En ese tiempo lo traduje como "esos zapatos no me gustan", pero hoy sé que quiso decir "no necesito que mis pies luzcan bien, yo sólo juego futbol". Creo que verse bien (fuera o dentro de la cancha) no está peleado con el futbol, pero el futbol siempre será lo más importante... traer los mejores zapatos o la camiseta marca Nike es lo de menos...

un abrazoooo

Jorge dijo...

Hola amigo:

Muchas gracias por rescatar la esencia del deporte y no solo la estadística o lo puramente comercial.

Aqui te mando una colección de cuentos de fútbol en la voz de Alejandro Apo, el poeta del fútbol en la Argentina. Sacheri, Dolina, Fontanarrosa y otros en un compilado gratuito listo para bajar. No se consigue en disquerias ya que son grabaciones de radio.

www.conafecto.blogspot.com

Escribime para decir que te pareció y espero tu mensaje en el blog.

Abrazo y estrecho mi diestra por la victoria de la Roja (que le vamos a hacer che)

Jorge Clarotti
Argentina

PaoValdivieso dijo...

jejej bueno altruista el asunto jeje te dejo un eboste cuidate

JM dijo...

Algunos me dicen que hablo igual que los viejos, esos que dicen "todo tiempo pasado fue mejor", pero no es así.
Solo soy de los que creen que el fútbol es tan sencillo como buscar el arco rival y tratar de batir al portero. Siempre es bueno una filigrana, una enganche, pero con el mismo fin tratar de hacer un gol y no esperar un contrato para salir en un comercial de Nike.

@Dalia María: No sé si tu hermano es el mejor jugador fútbol, pero como diría Bielsa: "conoce la filosofía del juego".

@Jorge: Muchas gracias por el link, ojala todos los que vean los comentarios puedan escuchar los más notables cuentos de fútbol.
La esencia del juego es tan sencilla, yo no sé cómo algunos pueden complicar tanto el juego.

@PaoValdivieso: No sé si altruista. Lo que sí tiene bastante de romántico en la forma de ver al fútbol.

Saludos a todos y la viene la segunda parte.