Subscribe:

sábado, diciembre 01, 2007

SIETE, PERO DE VERDAD....

Siete extranjeros en los equipos nacionales. Esa es la última genialidad de los señores dirigentes a cargo del fútbol.
La postura ha encontrado rivales enconados los cuales apelaran a todas las herramientas para no permitir que se permitan los 7 foráneos en canchas nacionales.
En la vereda del frente están quienes aseguran que la venida de los extranjeros a nuestro país será el definitivo salto para tener un fútbol de primer nivel. “Con más extranjeros se pueden pelear torneos internacionales”, esa es la lógica.
Yo me encuentro justo en el centro. Concuerdo con ambas partes, creo que siete jugadores extranjeros es mucho para un fútbol del Tercer Mundo como el nuestro, pero también considero que si puede haber siete extranjeros en los equipos nacionales siempre y cuando cumplan con ciertos requerimientos.
Por otra parte, no creo que la presencia de extranjeros provoque una crisis en la producción de jugadores nacionales. El jugador con hambre de triunfo juega en cualquier parte. Lo que si provocará es que los iluminados de los dirigentes querrán ahorrarse el trabajo en los juveniles y solo traer figuras o figurrilas.
Pero vamos por parte. Primero, quieren aumentar el número de extranjeros, pero bajo qué parámetros. ¿Los equipos podrán traer cualquier extranjero que haya dicho que jugó fútbol, en algún campeonato de mala muerte? Casos hay muchos, demasiados diría. Lo ideal sería que los dirigentes estén pensando en profesionalizar de una buena vez y exijan ciertos requerimientos a los jugadores foráneos, como por ejemplo: haber jugado al menos 100 partidos en la primera división o segunda en países como Argentina. Ahora si son juveniles, que al menos hayan sido seleccionados de su país en las menores, que alguna gracia tenga el jugador que llega, no solo que su manager sea un genio.
Esta claro que no podemos exigir lo mismo que se pide en la Premier League, porque sería mucho para las arcas nacionales, pero si los dirigentes quieren traer gente para ganar copas extranjeras que lo hagan y que ganen torneos, pero, por favor, que no vuelvan a aparecer en las canchas nacionales los Bieler, Carucha, Sartori, Aróstegui con la excusa de ganar copas internacionales cuando ellos nunca han tocado una.
Presencias como la de Marcelo Espina, José Manuel Moreno, Sergio Vargas, Marcelo Trobianni, Alberto Acosta, entre otros hacen bien para los más jóvenes. Nadie puede discutir que Espina algo le tuvo que enseñar a Matías Fernández, que el superman alguna maña le dejo a Herrera y a Pinto. Eso no se discute y jugadores así son los que tienen que traer los equipos nacionales. La idea es que levante la actividad y no la sepulten y nuevamente tengamos que sufrir viendo a cada promesa extranjera.
También es cierto que por más nombre que tenga el fichaje es posible que no resulte, pero al menos no se hizo una apuesta tan arriesgada y los hinchas lo recuerdan menos que los refuerzos que nunca jugaron. Me imagino que a los hinchas de Colo – Colo le duele mucho más que hayan traído a Carucha Fernández y a Dario Verón a que haya pasado sin pena ni gloria por el Monumental un tal Hernán Rodrigo López, un uruguayo del montón que la está rompiendo en México.
La discusión recién comienza… en un par de semanas más los dirigentes nuevamente harán un cónclave en la ANFP y definirán bien el tema de los extranjeros. Por otra parte, los jugadores encabezados por Carlos Soto comenzarán a pintarse la cara para comenzar la guerra… aunque como pasa en Chile, quizás todo quede en nada.

W

2 comentarios:

Cristian González dijo...

Muy lindo tu Blog espero que me informes a diario… y espero que entres en mi Blog. Si te gusta puedes linkearme. Desde ya muchas gracias.
Por favor deja tu comentario y vota la encuesta.
Gracias.

Fútbol en Clave dijo...

Tus argumentos son los mejores excepto en una sola cuestión: no favorecen el negocio del fútbol. Por eso no puede prosperar.

Intercambiemos comentarios, un abrazo!