Subscribe:

lunes, noviembre 19, 2007

¿QUÉ VENGA EL SIGUIENTE?

Es verdad, le hicimos la gracia a los uruguayos en el mítico Centenario, pero seamos sinceros: la sacamos barata. Fácilmente en los primeros cinco minutos pudimos quedar dos cero abajo, de no ser por Bravo no hay como remontar el partido.
Ahora bien, Chile empató y eso nadie lo puede negar, el resultado está ahí, pero ¿jugamos bien? Esa es la pregunta que nadie ha querido contestar, solo nos hemos quedado con el resultado que no es malo… por el momento.
Hace falta un volante central de oficio, de eso no hay dudas. Como nunca Maldonado o Iturra se echaron de menos. Vidal y Droguett cumplieron, pero esos 40 metros que tuvieron los volantes uruguayos en largos pasajes del partido demostraron que nos falta harto por avanzar. Se podría decir que estamos como tantas veces: “a punto de dar el gran salto”. Si Marcelo Bielsa logra dar con el equipo y encontrar los suplentes perfectos no hay dudas que vamos a Sudáfrica sin discusiones, pero mientras tanto tenemos que sufrir y gozar con el equipo que va para adelante – de cualquier forma - y que defiende de igual manera.
Claudio Bravo, Salas, Fernández cumplieron y con creces, considerando sus partidos pasados. Vidal quedo al debe y más aún con su amarilla imbécil. Jara sorprendió, al igual que en la gira por Europa con Acosta. Rubio se está transformando en el regalón de Bielsa, pero nadie sabe por qué, lo mismo que Álvarez, pero la diferencia que éste tiene un poco más de vergüenza y corre a pesar de la cagadas que se manda.
Ya se puede decir que hay nombres seguros en la Roja, es decir, Bravo, Riffo, Ponce, Vidal, Droguett, Fernández y Suazo. Ya es una certeza que el equipo se hace con ellos y el resto y eso es un gran avance.
Nos viene Paraguay, vienen agrandados como tantas veces. OJO siempre que llegaron con el pecho inflado se fueron de vuelta con un par de goles, esperemos que se repita.

W

2 comentarios:

CALIGULA dijo...

Es cierto que es el primer punto oficial de Chile en el Centenario??

W dijo...

Sí, es verdad. Lamentablemente, es cierto.