Subscribe:

viernes, agosto 17, 2007

LADRONES DE GOLES

Para un arquero no hay nada más bello que evitar un gol con la punta de los dedos. Romper la maldita fuerza de gravedad y suspenderte en el aire mientras de reojo ves la cara del delantero rogando a todos los dioses para que no la toques y en una milésima de segundo derrumbar sus sueños de gloria.
A veces el protagonista cambia y es el defensa quien ahoga el grito de miles de personas con alguna parte de su cuerpo.
Soy un abierto admirador de ese tipo de personajes que son capaces de hacer callar a todo el estadio con tan solo poner su cuerpo frente a la pelota. De hecho, yo soy uno de esos y he tenido la oportunidad de escuchar ese silencio y ver la mueca de dolor de los delanteros.
¡No hay momento más bello! Matar de un solo balazo el momento más hermoso del fútbol y tú recibir los aplausos que iban destinados a la figura ¡Robar el gol y de paso los aplausos! No hay nada mejor.
¿Se imaginan como se sintió Gordon Banks cuando le sacó el gol a Pelé en el 70’? Todos esperaban el gol de Pelé, pero el inglés hurtó de un solo movimiento los parabienes que ya estaban dirigidos para el carioca. Estoy seguro que Banks se rió del negro Pelé.
Claro, también nos toca bailar con la fea, es decir, marcar un autogol en nuestro afán de despejar y lo que es peor: un autogolazo. A todos nos toca, es parte del oficio, pero siempre tienes la balanza a tu favor, de lo contrario estás en el área equivocada y tu labor está en el ataque.
Somos los actores secundarios de la obra fútbol, pero por un momento nos adueñamos de la escena y nos reímos en la cara de los protagonistas y somos nosotros los que recibimos los aplausos.

Es probable que solo personas como yo recuerden a los grandes ladrones de goles, pero no saben lo que se pierden, no saben el placer que da sacar una pelota de la raya y ver las manos en la cabeza del delantero puteando su mala suerte… lo que no sabe el delantero es no fue su mala suerte, sino que nosotros nacemos con esa extraña cualidad de estar en el momento justo para desviar el gol.


W

6 comentarios:

NILESONG dijo...

el puesto más ingrato... puedes perder o ganar un partido... somos muchos a los q nos gusta la perspectiva solitaria que nos otorga la fortaleza de doble área bajo los 3 palos... hay q defender con la cara, las manos y el alma...

pasa por acá... www.fotlog.com/bajo_los3_palos

José Miguel dijo...

Ser arquero es el mejor puesto, porque para pararse ahí tienes que ser valiente... los demás pueden mandarse cagadas y salir con la frente en alto, en cambio nosotros nos mandamos una cagada y tenemos que afrontar el sermón de todos... partiendo de tus propios compañeros.
Insisto, prefiero evitar goles, hacer.

ObSabbaoth dijo...

Saludos para ustedes, nuestros ojos en la espalda, de parte de otro obrero de la última línea. Es muy cierto que en el resto de la cancha quien la caga se da vuelta y caminando observa como les salvamos de su pecado. En nuestro caso, salvo ustedes que se comen los balazos, no podemos, bajo ninguna circunstancia, permitir que siga el balón en vuestra dirección. Lamentablemente el público sólo nos ve cuando hacemos nuestros autogolazos.
ObSabbaoth
Líbero, stopper, central, defensa, etc...

CALIGULA dijo...

Muy original el punto de vista. Me recuerda a Barbosa, que se comio el gol uruguayo en el Maracaná.

José Miguel dijo...

Ese pobre cabro de Barbosa, estuvo castigado de por vida sin hacer ningún delito.
Una vez dijo algo así: "En Brasil,la pena mayor por un crimen es de treinta años de cárcel. Hace 43 años que yo pago por un crimen que no cometí".
Notable.

izzi-x dijo...

guaaa

que bueeena

me encantó el texto ... en realidad no hay nada + genial que atajar, demostrar la capacidad de reaccionar en una centécima de segundo y de ningún lado sacar el brazo, poner la pierna o volar de un rincón a otro, y atajar, atajar y atajar... penales, cabezazos, puntetes, todos a los lugares más recónditos de la puerta, pero ahí está el Nº1, listo y dispuesto...

por algo es el Nº1 y no el 9.---