Subscribe:

domingo, febrero 11, 2007

AÚN ME ACUERDO DE USTED DON CARLOS

La relación fútbol y cine nunca ha sido fructífera por decirlo de una manera. Y es que la verosimilitud del llamado séptimo arte no se compara con la pasión que genera en cada una de las personas que están involucradas en el jueguito de la pelota.
¿Qué tiene que ver el cine y el fútbol? Cada día estoy más convencido que nada… absolutamente nada.

Casi todos los intentos por unir la industria cinematográfica con este deporte han fracasado, quizás la única excepción que conozco y que muchos apoyarán sea la obra de Andrés Wood Historias de Fútbol.
Creo que el fútbol está para verlo durante 90 minutos en vivo y en directo y no para observarlo recreado en 120 eternos minutos como lo intenta el cine.
Sin embargo, hace pocos días vi una cinta que no tiene nada que ver con el fútbol, pero que me acercó a la realidad de uno de los delanteros más goleadores que pasaron por las canchas nacionales a finales de los 80 y gran parte de los 90. En cada escena de la película veía su rostro sencillo y me imaginaba al niño que fue enviado lejos de una cancha de fútbol para defender lo indefendible.

La cinta se llama Iluminados por el Fuego, de Tristán Bauer y relata la historia de un ex combatiente de la Guerra de Las Malvinas.
El futbolista y, por desgracia, veterano de guerra se llama Carlos Gustavo de Luca, quien sin armas y solo con su llamativa calvicie y prominente bigote se ganó un espacio en el corazón de los hinchas nacionales.
De Luca jugaba en las inferiores de River Plate cuando llegó el aviso a su casa. "Cuando me dijeron que iba a Comodoro Rivadavia y que me presentara en El Palomar en 24 horas me presagié algo", dice De Luca, en una nota para El Clarín sobre el vigésimo aniversario de la Guerra de Las Malvinas. Luego continúa:
“Fue chocante cuando me junté con mis ex compañeros después de 17 años. Allí, decidí alejarme de todo eso y no pensar más en la guerra".
Los futboleros chilenos tuvimos la suerte de verlo haciendo goles en los estadios del país ya que muchos de sus compañeros no han soportado el dolor y terminaron con sus vidas.
No sé que será de don Carlos Gustavo de Luca, pero espero que sepa que hay alguien que aún recuerda sus goles y su lamentable historia.

1 comentarios:

José Miguel dijo...

Puedo entender que se encuentren de vacaciones, que prefieran ver el festival de viña, pero no les quita más de dos minutos agregar un comentario.
No es ataque hormonal del columnista, solo que me gustaría saber que piensan de lo que publicado.
Solo eso.
Saludos...
JM